Nutrición Infantil

Nutrición Infantil

La alimentación durante el primer año de vida suele ser bastante correcta, ya que la madre y el pediatra están muy al pendiente, sin embargo, debes de cuidar que este tipo de alimentación se conserve por varios años para el buen desarrollo del niño.

La alimentación es muy importante en cualquier época de la vida, pero lo es más en épocas de crecimiento y desarrollo rápidos como son los primeros años de vida. Durante esta fase, no solo se construye la estructura y se desarrollan los órganos, sino que se llenan las reservas de nutrientes que deben durarnos toda la vida por lo que, si el niño come mal, repercutirá sobre su crecimiento y desarrollo, pero también tendrá secuelas al crecer

Información sobre la Nutrición en los Niños

Las enfermedades metabólicas que nos acaban matando en la edad adulta (obesidad, diabetes, hipertensión y enfermedades cardiacas) empiezan desde niños, por lo que los hábitos que se adquieran repercutirán sin duda a lo largo de toda la vida. Lo más frecuente es la sobrealimentación, pensando que el niño se queda con hambre. También se dan carencias, cuando los niños rechazan algún alimento y se les da sólo lo que les gusta.

Cuando los niños empiezan a tener más autonomía, empieza también la etapa de las papas, churros y demás chatarra

¿Es el momento de empezar a educar?

alimentacion en los niños

El niño empieza a decidir lo que quiere o no quiere comer, probablemente ya tiene hábitos adquiridos que deberíamos haber controlado. Por supuesto, en esta etapa, las influencias de los medios de comunicación (anuncios, presentación de productos de forma muy atractiva para los niños…) hace que prefieran alimentos que no deben.

Es un momento crucial para que no cedas y que el niño sepa distinguir lo que es un simple capricho de lo que es un alimento de verdad. Si cedes, estará sentando las bases de una alimentación rica en azúcares y grasas, que son los alimentos que los niños prefieren en esta fase. Por supuesto, para educar a los niños, los padres deben alimentarse bien, ya que ellos son imitadores natos.

La dieta ideal de un niño de 2 a 7 años, sería una dieta de unas 1500-1700 calorías, rica en lácteos (medio litro de leche al día), con abundantes hidratos de carbono (pan, pasta, arroz, cereales), legumbres y frutas. Como fuente de proteínas usar las de alto valor biológico (carne, pescado o huevos) siendo suficiente que lo coman una vez al día, y siempre de postre fruta. No es necesario forzar la ingesta de verdura pero sí ir introduciéndose en guisos o preparaciones que les gusten y, sobre todo, que vean comerla a sus padres.

Dejar un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *